lunes, 19 de diciembre de 2011

TAROT Y ETHOS



El contenido de este post es el resultado de una charla introductoria sobre Tarot, que tuvo lugar hace un mes, en Sevilla capital.

Hay dos perspectivas principales desde las que podemos abordar el tarot.

Tarot como Oráculo – Oráculo como Espíritu que se comunica con los seres terrenales. Mensajero Divino.

En la antigüedad también se llamaba Oráculo al lugar donde éste se llevaba a cabo, como por ejemplo, el Templo de Delfos en la Antigua Grecia. Pero el Oráculo también podía ser la persona o el instrumento que transmitía el mensaje.

La otra forma de abordar el Tarot que aquí proponemos es como herramienta de autoconocimiento, o herramienta de Ethos.

¿Qué es Ethos?

Es una palabra griega que posee diversos significados, tales como: inclinación, personalidad, modos del comportamiento, carácter o identidad de una persona o comunidad de personas.

¿Cómo podemos usar el Tarot como Herramienta de Ethos?

Para comprender un poco más a fondo la función del Tarot como herramienta de autoconocimiento, recordemos por ejemplo, el antiguo adagio inscrito sobre el frontón del templo de Apolo, en el mencionado Oráculo de Delfos, en Grecia: “Conócete a ti mismo”. Era el fundamento de la filosofía antigua, el objetivo de todo buscador de la sabiduría.

Antes de avanzar, me gustaría revisar ciertos conceptos que nos serán de utilidad para comprender al Tarot como herramienta de Ethos.

El famoso psicólogo y filósofo suizo Carl Gustav Jung, discípulo de Freud, acuñó en su célebre investigación sobre el psicoanálisis, diversos conceptos entre los que cuenta con las Cuatro Funciones del Conocimiento; las cuatro formas de percepción de la realidad. Según Jung, a través de estas cuatro formas o funciones del conocimiento, todos los seres humanos percibimos o interpretamos el mundo. Éstas se dividen en dos grupos: las Funciones Racionales, que corresponden al Pensamiento: todas las evaluaciones lógicas que realizamos acerca de nuestro entorno y de nosotros mismos; y el Sentimiento, el modo como nos sentimos frente a los fenómenos del mundo que nos rodea.

Y, por otro lado, están las Funciones Irracionales. A saber: la Sensación, que corresponde a los cinco sentidos y a los estímulos que provienen del mundo sensible; y la Intuición, que se corresponde con el llamado sexto sentido.

Según Jung cada uno de nosotros tiene una función principal, que suele ser la más desarrollada de las cuatro, y la función opuesta sería nuestra función secundaria. Estas cuatro funciones también nos sirven como instrumento para abordar el trabajo del Tarot, como herramienta del conocimiento; pues cada una de estas cuatro funciones puede ser una inclinación, un comportamiento, nuestro Ethos en el mundo.

Así, a través de los 22 arcanos mayores podemos llegar a conocer cuál es nuestra verdadera inclinación, nuestra identidad, nuestro Ethos.

Otro de los conceptos empleados por Jung se refiere al Arquetipo. Esta palabra puede significar igualmente muchas cosas distintas; aquí nos referimos al Arquetipo como modelo o patrón ejemplar del que se derivan otros objetos, ideas o conceptos. Jung utilizó este concepto para designar a las imágenes primordiales del Inconsciente Colectivo, comunes a todos los seres humanos, es decir, universales.

Nosotros no somos conscientes de los Arquetipos, pues estos permanecen ocultos a la conciencia y se manifiestan más o menos, simbólicamente, a través de los sueños, los delirios y fantasías a nivel personal. Y a nivel colectivo, los arquetipos se encuentran contenidos en el arte y en los símbolos, de mitos y leyendas de todas las culturas.

Un libro recomendable sobre este tema es Jung y el Tarot de la psicóloga jungiana Sallie Nichols.

Si nos aproximamos al Tarot como Oráculo con objetivos de predicción estamos abriendo un Portal a otras dimensiones de la realidad-información-conocimiento, entre dos mundos, físico y espiritual. Es importante que tengamos esto en cuenta a la hora de abrir nuestro mazo de Tarot, porque dependiendo de la intención de nuestra aproximación al Tarot, esta Puerta se abrirá hacia las energías Superiores o hacia las inferiores.

En este sentido quiero hacer hincapié en la importancia de la elección a la hora de encontrar un intérprete del Tarot. El lector o tarotista interpretará los arcanos de acuerdo a su propia evolución interna, espiritual. Aquellas personas que están inclinadas por su Ethos hacia las energías densas solamente podrán abrir el portal hacia abajo, hacia la oscuridad y no podrán arrojar luz ni orientación a quienes los buscan para leer el Tarot. Mientras que un intérprete que tenga un trabajo personal de crecimiento y autoconocimiento, por su propio Ethos, al abrir el portal del Tarot se inclinará hacia arriba, hacia las energías superiores y estará en mejor posición para arrojar luz en la lectura de aquellos que acuden a su consulta.

Cada arcano del Tarot representa un arquetipo. Por ejemplo, la Papisa representa el arquetipo de lo femenino Divino. La encontramos en la iconografía religiosa, en mitos e imaginería artística cristiana como la Virgen María. La Emperatriz simboliza el arquetipo de la Madre. El Emperador al arquetipo del Padre. Todos ellos son modelos universales del Ethos de la humanidad.

La mitología y el tarot también están relacionados entre sí. Los mitos son historias contadas y transmitidas de generación en generación. El Tarot también posee la cualidad de contar historias, nuestra propia historia. Cada arcano por sí mismo y en conjunto cuenta esta historia, la de nuestro propio viaje, la aventura del autoconocimiento.

El Héroe de las Mil Caras de Joseph Campbell nos habla del mito, y describe la trayectoria, el camino que realiza el héroe que somos nosotros mismos, en el viaje del autoconocimiento.

Niveles de lectura del Tarot

En las enseñanzas esotéricas orientales del Budismo, existen tres niveles de conocimiento del dharma. He tomado esta regla de los tres niveles de conocimiento como experiencia con el Tarot, sabiendo que es posible llegar al mismo, a través de los Arcanos Mayores en tres distintos niveles de percepción.

Nivel externo

Se refiere a los acontecimientos externos que pertenecen al mundo sensible, la realidad de los 5 sentidos.

Nivel interno

El conocimiento o aprendizaje que se logra a nivel psicológico, emocional, intelectual.

Nivel secreto

Este nivel se manifiesta a través de cambios en nuestra vida. Es Alquimia. Sincronicidad, magia. Nos suceden acontecimientos que no podemos explicar de manera racional. Suelen suceder durante períodos críticos de nuestra vida, o momentos de iniciación.

¿Qué es Tarot-Espejo?

Aquí funciona el Principio Universal de la Sincronicidad. El Tarot, que es el instrumento, el consultante y el intérprete coinciden. Ambos, consultante e intérprete encuentran su igual en el Tarot, de forma simultánea.

Esto ocurre cuando un intérprete lee a otro la respuesta a su consulta en el Tarot, y el oráculo está revelando al mismo tiempo, una respuesta, también para él.

Sincronicidad: dos eventos significativos sin relación causal entre sí, que concurren simultáneamente.

Cuando hacemos una lectura de Tarot, ya sea que usemos un solo arcano o los 22, no existe una sola interpretación, no existe una sola lectura. Cada símbolo, cada arquetipo y cada arcano poseen diversos significados. Cada vez que leemos las cartas, ya sea que aparezcan las mismas cartas en distintas tiradas, en cada ocasión pueden significar cosas completamente diferentes. Esta diferencia depende del nivel de consciencia del intérprete y de su interacción con el consultante. Aquí funcionan las Leyes herméticas del Principio de Correspondencia y el Principio de Vibración. Como es Arriba es Abajo.

Esta cualidad indeterminada del significado de los símbolos, arquetipos y arcanos del Tarot nos permite zambullirnos en el océano ilimitado de las posibilidades. Nos permite el juego ilimitado de contar una misma historia (un mito) de mil maneras diferentes.

El tiempo en Tarot

Tiempo lineal

El tarot se lee en tiempo lineal como si realmente existiera el tiempo pasado-presente-futuro, como una flecha que viene desde atrás, pasa a través de nosotros y se pierde en el horizonte. Esa es el tipo de lectura predictiva que tanto gusta al vulgo. Pero es una lectura frecuentemente fallida. Porque el tiempo no funciona realmente de esa manera. Y con el Tarot ocurre de la misma forma. No se puede hablar del tiempo en función de una línea recta.

Tiempo en Espiral

La lectura del Tiempo que admite el Tarot es la lectura del Tiempo en Espiral. El Tiempo en Espiral nos habla de un campo unificado de tiempo-espacio, que es tal como lo ha descrito la física cuántica. Todos los fenómenos se encuentran actualmente coexistiendo dentro de ese campo unificado, son realidades potenciales al mismo tiempo, en distintas porciones del espacio. Pero están todas allí. Lo que hace que podamos como intérpretes describir en la lectura una o dos de ellas, es de nuevo, nuestro nivel del percepción de la realidad.

De acuerdo con la física cuántica dos o más fenómenos están sucediendo al mismo tiempo, pero el observador sólo es conciente de uno de ellos. Esto es lo que sucede con el Tarot. Cuanto más amplio es el rango de percepción de un intérprete de Tarot y más estrecha su conexión con el consultante, existen más posibilidades perceptibles para él, a través del oráculo.

La espiral es un símbolo sagrado de la antigüedad, se dice que anterior a la era patriarcal, la tierra estaba poblada por pueblos de cultura matríztica. La Espiral es uno de los símbolos de esta Diosa prepatriarcal, que sintoniza con lo Femenino Sagrado. Es coherente con el Tarot como oráculo, y como tiempo cuántico, pues el Tarot es una herramienta anterior a las culturas de origen patriarcal; de hecho, fue y todavía lo es en cierta medida, denigrado por la cultura patriarcal hegemónica.

La espiral representa el movimiento de la vida, es símbolo emblemático de la naturaleza: el recorrido de las partículas subatómicas, la disposición de las moléculas del ADN, la forma de una concha de mar, las corrientes térmicas, los ciclones, todo en la naturaleza se reacomoda de acuerdo con el patrón en espiral. Se trata de un desarrollo evolutivo, no lineal, sino como sugieren los estudios más avanzados sobre antropología, a saltos, en espiral.

Ejercicio con el Tarot. La respuesta sincrónica

(Recomiendo realizar este ejercicio en parejas de 6 personas, mínimo).

Escribe una pregunta sobre algún tema del que quieras recibir orientación. Escoge tu arcano mayor del Tarot y déjalo boca abajo, entre las palmas de las manos, mientras realizas un breve ejercicio de relajación viajando por tus chakras.

Respirando lentamente, nos hacemos conscientes de cómo entra y sale el aire por nuestra nariz, lentamente. Mentalmente relaja poco a poco, cada parte del cuerpo, comenzando por la cabeza, los hombros, los brazos, el tronco, la pelvis, las piernas, los pies. Hasta que todo tu cuerpo se sienta completamente relajado y descansado. Sigue el ritmo de la respiración que entra y sale lentamente por la nariz. Respira. Ahora visualiza el chakra raíz, en el perineo, de un fuerte color rojo escarlata. Haz tres respiraciones profundas mientras visualizas o sientes este chakra al final de la espina dorsal, en el coxis, o perineo. Tómate un minuto y siente.

Sube con la mente hacia el chakra sacro-púbis, se encuentra a cuatro dedos por debajo del ombligo, mantén el ritmo de la respiración entrando y saliendo por la nariz lentamente. Visualiza este chakra de un brillante color anaranjado. Siéntelo. Respira. Detente.

Ahora sube con la mente hasta el plexo solar, visualiza allí una esfera de color amarillo –dorado, brillante. Sigue el ritmo de la respiración lenta y suavemente entrando y saliendo por la nariz. Detente un minuto y siente cómo palpita la luz amarilla-dorada en tu plexo solar. Respira.

Sigue subiendo por la espina dorsal, hasta que llegues al chakra del corazón, de color verde esmeralda, brillante, palpitante. Mantén la consciencia en tu respiración suave y lenta, entrando y saliendo por la nariz. Relájate, sumérgete en el color esmeralda, detén tu mente.

Ahora sube a tu garganta, allí ves una esfera de color azul añil, que vibra al ritmo de tu respiración, lenta y suavemente. Siente. Descansa.

Sigues subiendo y ahora te detienes en la frente, allí el chakra del tercer ojo aparece de un color violeta vibrante, respiras y el violeta palpita con tu respiración. Lo sientes, te sumerjes en él. Te detienes allí un minuto…

Respiras lenta y suavemente y subes a la coronilla, sientes como palpita allí una brillante luz blanca, clara, refulgente. Respiras lenta, profunda y suavemente. Respiras, mientras sientes como tu chakra de la coronilla se expande, se expande, se expande…

Un minuto después vuelves a la conciencia de tu cuerpo, lentamente. Mueves los dedos de los pies, de las manos, giras la cabeza lentamente, estiras las piernas, los brazos. Y cuando te sientas list@ abre los ojos y mira el arcano del Tarot que estaba entre tus manos, míralo fijamente, al menos durante 3 – 5 minutos, detállalo cuidadosamente. Él va a contarte una historia, escúchalo. ¿Qué te dice? ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿Qué mensaje tiene para ti? ¿Qué es lo que tiene que decirte? Escríbelo todo, todo lo que te cuente, escúchalo con atención, puede que te diga sólo palabras sueltas, o frases, o que se lance a contarte una larga historia. Toma nota.

Cuando hayas terminado de anotarlo todo. Elige entre el grupo (no menor de 6 personas) a quién quieres que sea tu intérprete. Tú le leerás tu pregunta y él la suya te la dirá a ti. Pero la respuesta para ti será la historia que el otro haya recibido en su viaje con el arcano y viceversa; la suya, el mensaje que a ti te haya transmitido el arcano.

¡Buen azar y felices Sincronicidades!

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, introduce aquí tu consulta. En breve, nos pondremos en contacto contigo.