sábado, 7 de abril de 2018

El trabajo del Héroe - Taller El Viaje del Loco.



Tres afirmaciones llegaron a mí, en estos días, como un regalo:

1. Déjate llevar por el destino
2. Elige siempre lo bueno
3. llegaste aquí para ser feliz.

Las tres afirmaciones son producto de la propaganda, pero es bien cierto que los elementos de los que ésta se nutre provienen, en ciertas ocasiones, de la Fuente Original; si bien sus diseñadores no son enteramente concientes de esta verdad.

Hace unos años solía estar atenta a estas señales y símbolos, quizá fuera por eso que llegaban a mí con tanta frecuencia. Desde que empecé el trabajo con la Guía Vivencial de las Nueve Revelaciones me hallaba ansiosa por volver a recibir estos mensajes del universo, pero al principio no pasaba nada; como suele suceder cuando estamos tan ansiosos y, de repente, una noche feliz, cuando regresaba de mis clases de yoga, la primera señal se hizo manifiesta de una manera fortuita, en el bagón del metro, bajo la forma de un poema "a una mujer joven y bella", escrita por un anciano trovador. Esa señal llegó porque yo estaba tranquila, en mí misma, apartada de toda expectativa.

He vuelto a tomar conciencia de mis máscaras, creadas por el miedo; y del miedo que bloquea y que obstaculiza la percepción de la verdad, y de la necesidad de calma interior y sosiego, como base fundamental para avanzar. Comprendo que me queda mucho trabajo por hacer, y aunque las emociones regresan, comprendo que lo importante de mantener esa visión. Una nueva visión, que está en mi corazón, mi verdadero tesoro; algo que nunca nadie me podrá quitar, la clave definitiva de mi libertad y mi felicidad.

En gran medida, el miedo no se refiere a nada externo, aunque se manifieste afuera, como todas las neurosis lo hacen. Lo cierto es que he descubierto que el miedo central, el miedo original consistía básicamente, en conocerme a mí misma, en descubrir, en realidad, quién soy.

Cuando una parte de nuestro ser que ha sido relegado a la Sombra aparece iluminado por primera vez en la conciencia, desencadena un mecanismo imposible de detener, hacia el autoconocimiento; y todo lo que sucede entonces, ya seamos concientes de ello o no, se halla vinculado a este proceso y por ende, al aspecto que lo ha jalonado.

El universo se transforma también, ante nuesta nueva perspectiva, en virtud de este "darse cuenta". Puede ser, a veces, un oscuro abismo aterrador y de repente, un jardín paradisíaco donde todos los seres y las cosas viven en completa armonía. Distinguir entre una u otra cualidad de esa visión única, depende de la capacidad individual para mantenernos conectados a nuestra verdadera esencia; las verdades realizadas a lo largo de nuestra historia kármica siempre están ahí, sólo necesitamos mantener el profundo deseo y la voluntad de verlas.

Todo esto no quiere significar que a partir de ahora avanzaremos sin encontrar obstáculo alguno que sortear en nuestro camino, o que la vida va a mostrarnos siempre su faz más generosa y bella, aunque bien podemos decidir que así sea; todo lo cual amerita un intenso entrenamiento para mantener la atención de la Presencia, la conciencia despierta naturalmente hacia lo que nos rodea, pero muy en especial, hacia lo que sucede dentro de nosotros mismos.

Para ellos, cada día, la conciencia ha de afilarse como el buril de un tallador de diamantes, cada vez haciéndola más aguda, en cada golpe de contacto con la realidad. Porque cada vez los aspectos de la realidad podrían presentarse de manera más intensa, a medida que nuestra sensibilidad hacia los fénómenos crece; y no sólo seremos capaces de vislumbrar la verdad que subyace tras las apariencias, también es cierto y necesario construir un corazón fortalecido, a prueba de toda adversidad. Esa es la coraza del yogui, del Maestro, del Buda. Construir esa fortaleza en nuestro propio corazón requiere trabajo, dedicación, atención y verdadera entrega, si comprendemos lo que ello supone.

Después de haber comprendido esto con la intuición, torno el rostro para enfocar ahora lo que sucede dentro de mí, el observador está allí presenciándolo todo, en silencio. Hace tiempo tenía de mí propia vida la imagen de un barco ebrio. Pero ahora puedo ver sobre la proa, que ese barco tiene un capitán experimentado y valiente, incapaz de abandonar su embarcación, aún en medio de la más abrumadora tempestad. Él sabe a dónde quiere llegar, a qué puerto atracará su barco y no retrocede ante el temor por atravesar el océano en medio de lo adverso o lo insólito. Confía en su propia "buena suerte". No ignora que en el trayecto le aguardan toda clase de obstáculos y penalidades, pero está decidido a llegar a su destino.

Cuando se sabe que existen grandes riesgos, aún y cuando no sepamos exactamente cuáles, el miedo original nos empuja por instinto a retroceder, a recular; pero la supervivencia no consiste en limitarnos a conservar la propia vida. Para poder evolucionar, lo cual es imprescindible porque todo en el universo está siempre en continuo cambio, es necesario encarar los riesgos, adaptarse a los cambios. Estos riesgos son la medida de nuestro valor y los escalones que, a la larga, posibilitan nuestro ascenso.

¿Qué me dice mi miedo? ¿O la ansiedad que siento a veces y que domina todo mi cuerpo? ¿No será quizá una alarma, un indicador de que me encuentro muy cerca de enfrentar un cambio en mi vida, un riesgo? Si puedo tomar estos indicadores con prudencia, es decir, con discernimiento; comprendiendo que no todos los riesgos que nos amenazan son tan terribles como imaginamos; si comprendo que no lo son, porque están frente a mí para que yo pueda sobrepasarlos, la perspectiva que esta nueva visión me ofrece llena mi corazón de valor. Y aunque, además de valor sea necesario conocimiento y destreza, saber que cuando el obstáculo está presente, es por sí mismo, un indicador cierto de que el valiente está preparado y que su meta está justo detrás de ese obstáculo.

¿Y si no estoy preparada? ¿Y si necesito más tiempo para enfrentarme a mi reto? No existe nada en el mundo que destruya tanto la confianza en uno mismo como la duda. Primero hay que encarar y destruir las dudas, ése es el primer obstáculo. El momento del poder es siempre el presente; no hay un mientras tanto, ni un quizá mañana. Sólo existe el hoy. El pasado ya ha muerto y el mañana todavía no ha nacido.

Tomar la decisión es lo más arduo, quiza porque existe un completo desconocimietno acerca del camino que vamos a recorrer. Pero eso tampoco amedrenta al héroe; él sabe que está preparado, sabe que cuenta con todas las herramientas necesarias para atravesar las dificultades que se le puedan presentar. La más importante de esas herramientas es la Confianza, la confianza en su propia capacidad, la fe del navegante en su "buena suerte".

Pero contamos con más recursos, muchísimos más. Y quizá, las dudas y el miedo surgen por no saber exactamente cuántos ni cuáles. Pero cuando existe esa confianza primordial, cuando descansamos en ella, todas esas potencialidades se nos revelan. Cuando el héroe se decide no hay nada que pueda detenerle. Puede que no sepa cómo lo va a lograr, pero cuando su momento llegue él sabe que lo logrará.

Y por esa confianza incondicional el héroe recibe ayuda constantemente. El universo se rinde a los pies de ese valiente y le revela todos sus secretos. El universo se estremece de amor hacia aquel cuyo corazón está siempre abierto y no teme.

Esta visión revela también, la inevitable red de conexiones del universo, nos revela nuestro lugar dentro de él. el héroe, en virtud de su confianza, lo conoce instantáneamente; sabe lo que debe hacer en cada momento y lo hace. No piensa, sólo actúa. Porque dentro de su corazón el conocimiento y la acción son una sola y misma cosa.

El pensamiento no es su enemigo, porque el héroe lo usa como una herramienta, para discernir. Pero sabe que el pensamiento tiene que parar en algún momento, por eso actúa, sin pensar.

El héroe se siente responsable por todos los seres del universo, sabe que sus acciones desencadenarán irremisiblemente consecuencias que no sólo le afectarán a él, sino también a los demás. Conoce su responsabilidad; pero en lugar de acobardarlo, su responsabilidad lo apremia. No hay tiempo que perder, cada instante es una ocasión irrepetible y fugaz, no se puede permitir dudar.

A través de ese sentimiento de responsabilidad hacia los demás surge en él un amor hacia ellos y el deseo de protegerlos. Pero todo esto le llega poco a poco, y sin darse cuenta. Conquistarse a sí mismo es su tarea principal. Sabe que para poder proteger a los otros debe primero aprender a protegerse a sí mismo; para guiar a los otros debe primero guiarse a sí mismo.

El trabajo del Héroe es antiquísimo, tanto como los mitos. El héroe que atraviesa su gesta con resolución, se encuentra siempre, al final consigo mismo. Ésa es su meta: encontrarse a sí mismo, conocerse a sí mismo, como indicaba el oráculo en Delfos. Conócete a tí mismo y conocerás al Universo y a los Dioses.

Esta es la Vía del Tarot, la Vía del Loco, la Vía del Héroe. En el Taller que ofrezco EL VIAJE DEL LOCO, el propósito del peregrino es atravesar cada Arrcano Mayor como estaciones o portales vinculados a los estados de su alma. Es un trabajo de autodescrubrimiento, de autoconocimiento y crecimiento personal y espiritual.

Si te sientes con suficiente valor y entusiasmo como para recorrer este camino y encontrarte al final de la meta con quien eres tú realmente, utilizando las herramientas de los 22 Arcanos Mayores del Tarot, ésta es la oportunidad que estabas buscando. EL VIAJE DEL LOCO es irrepetible, y sólo tú puedes hacerlo. Te reto a probar esta aventura. Pero te advierto: al final del camino ya no serás la misma persona que lo emprendió.

Información al email: olibana8blackpearls@gmail.com 

jueves, 6 de marzo de 2014

Nuevo Taller Entrando en El Misterio del Tarot





Entrando en El Misterio del Tarot
Es un Taller práctico semanal creativo, dinámico, divertido con los arcanos del Tarot, para aprender a utilizarlo jugando con ellos de manera intuitiva, creativa e innovadora.

Todas las semanas se realizan ejercicios diversos para crear y experimentar con el mazo de Tarot de tu elección. Algunas de las prácticas están basadas en las enseñanzas esotéricas de Paul Foster Case y la Escuela de psicoanálisis del famoso doctor Carl G. Jung.

Cada clase es completamente nueva y diferente a la anterior; individuales o grupales; virtual, via skype; o presencial, si vives en Mallorca.

Infórmate en olibana@gmail.com



Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook. Visita nuestra página en Facebook.

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com

Todos los comentarios de nuestros suscriptores y nuestros lectores reciben premio por su fidelidad.

Votanos en Bitácoras 
votar


 

martes, 4 de marzo de 2014

TAROT DE RIDER WAITE. EL HIEROFANTE

HIEROFANTE O MAESTRO ESPIRITUAL

El Hierofante de Waite es un personaje habitual en nuestra sociedad. Se trata del consejero espiritual de la parroquia donde vivimos, del gurú de nuestro grupo de meditación, o bien, del anciano patriarca del clan. En cualquiera de las formas que tome este arquetipo tiene las mismas características intrínsecas: representa la tradición inmutable y sagrada de las instituciones creadas por el hombre; es el cabeza o líder de una jerarquía patriarcal, y finalmente, -y no menos importante-, detenta el poder de la doctrina o las enseñanzas exotéricas.

La simbología oculta de esta carta muestra la cruz de tres brazos que el Hierofante sostiene en su mano izquierda y que representa las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad. Lleva sobre la cabeza la triple corona, y a semejanza de la Suma Sacerdotisa, él también está sentado entre dos pilares. Otro símbolo esotérico es el signo que hace con los dedos de su mano derecha; según Waite, este signo engloba la parte expresa y la parte oculta de la doctrina.

En la Cábala hebrea al Hierofante le corresponde la letra Vau, que tiene una connotación de unión o yugo, como algo que une. En Astrología Occidental, el Hierofante de Waite está relacionado con el signo de Tauro; también un signo de permanencia, que se aferra a la tradición, a lo conocido. Pues los nativos de este signo solar no son afectos a los cambios y prefieren mantener las formas y el status quo, tal como el arquetipo del Hierofante. En la Numerología le corresponde el número 5, el número del Maestro, que es una de las formas del arquetipo. El 5 es también símbolo de la Voz interior, que en el Hierofante se manifiesta en su acción: es la voz, el portavoz, el mediador o vocal.

En el plano psicoemocional, el Hierofante es una forma del Ánimus vinculada al espíritu. Por eso, su papel como maestro espiritual es de la mayor relevancia. Es el intérprete de la voz de la consciencia colectiva, el guía de la masa; y esta es su función primera en una lectura. Ya que el maestro posee las dos partes del conocimiento de la Tradición y a través de su voz, puede transmitirlo para guiarnos en la senda, tanto espiritual como práctica, de la vida.

En el siguiente video vemos distintas versiones, en distintos mazos, de este Arcano: El Hierofante






Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook. Visita nuestra página en Facebook.

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com

Todos los comentarios de nuestros suscriptores y nuestros lectores reciben premio por su fidelidad.

Votanos en Bitácoras 
votar

jueves, 20 de febrero de 2014

TAROT DE RIDER WAITE: EL EMPERADOR



Cuando el Emperador aparece frente a nosotros sabemos que estamos delante de la estampa misma del poder. Ése es el principal significado de este arcano, el poder y la autoridad que detenta el Emperador están reflejados en cada uno de los símbolos que aparecen en esta carta del Tarot de Rider Waite y que iremos descubriendo a medida que trabajamos con ella.


El número que lo representa, el 4 tiene un valor de peso en la numerología tradicional. Para los pitagóricos el número 4 representa la justicia, el equilibrio entre iguales; pues es el resultado de la suma de dos veces dos. Si el numero 1 representa el punto, el 2 la línea y el 3 la superficie, el número 4 corresponde a lo sólido, con lo que también está vinculado al elemento tierra y al reino terrenal, todo lo que es sólido, concreto, material.



En la cábala la letra hebrea para el Emperador es Heh; su significado místico es la expresión, el pensamiento, el habla y la acción, todas estas cualidades realizadas en este arcano. En la astrología occidental corresponde al signo de fuego Aries. Signo cardinal, de vanguardia, uno que tiene la iniciativa y no sigue a nadie sino a su propio instinto. Que tiene dominio sobre si mismo y también sobre los que le rodean.



En el plano emocional El Emperador representa el poder de la voluntad sobre la pasión; es un líder y como tal, él se autogobierna para saber gobernar a los que viven bajo su tutela. Es el protector, de fuerte temperamento, responsable de sus súbditos y por su fuerza y entereza de espíritu los otros le siguen o le obedecen. Tiene por naturaleza el don de mando.



Para Waite su Emperador representa el poder viril al cual responde la Emperatriz, y que busca levantar el velo de Isis. Uno de los símbolos más importante que ostenta pertenece a la iconología egipcia; tal es su cetro de la crux ansata, o cruz egipcia. Es la expresión de la Voluntad personificada y según Waite: “la expresión de las virtualidades contenidas en el Ser Absoluto”.



En este video se ofrece una explicación sintética de las principales características de este arcano.


Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook. Visita nuestra página en Facebook

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com
Todos los comentarios de nuestros suscriptores y nuestros lectores reciben premio por su fidelidad.
 
votar

lunes, 17 de febrero de 2014

TAROT DE RIDER WAITE. LA EMPERATRIZ




Maravillosa estampa de una mujer plena y soberana de sí misma. Es el Arcano Mayor número tres del  Tarot de Waite. En este post vamos a adentrarnos en su simbología, desmenuzando poco a poco, los significados ocultos en la baraja. Vemos a una mujer hermosa, robusta, como si estuviera en estado de buena esperanza, sentada cómodamente sobre su trono, poderosa y sabedora de su pleno poder.

El 3, la trinidad divina, es el factor numeral que representa a la Emperatriz. Para Pitágoras, gran filósofo del siglo VI antes de nuestra era, el  3 era el número de la perfección, de una vibración altísima. En la Cábala hebrea el 3 corresponde a la letra Daleth, de la Esfera de Hod. La palabra Daleth significa puerta, como entrada de la casa; y representa la humildad de saber que no tiene nada, que todo lo que tiene lo recibe de la Abundante Provisión Superior.

Venus es el planeta asociado al arcano de la Emperatriz. En la astrología, Venus está vinculada a la Diosa griega del amor y la sexualidad, Afrodita; una Diosa alquímica de amor y belleza, capaz de transformarnos cuando nos toca, pero siempre dependiente del vinculo con el otro. Afrodita fue venerada desde la antigüedad con otros nombres, como Ishtar, Astarté o la Isis-Hathor egipcia. Todas Diosas transformadoras, creadoras y sensuales.

En el plano emocional la Emperatriz es la expresión plena de los sentimientos; la fertilidad de la naturaleza, y a nivel psíquico se relaciona con el arquetipo de la Madre. Busca la armonía, la representación de las bellas formas a través de la creatividad, y el crecimiento y desarrollo plenos del potencial escondido en la Suma Sacerdotisa. La Emperatriz nos armoniza con nuestros poderes creativos y con las fuerzas de la naturaleza.



Este video nos ofrece una muestra del significado de este arcano en la lectura.

Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook. Visita nuestra página en Facebook

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com
Todos los comentarios de nuestros suscriptores y nuestros lectores reciben premio por su fidelidad.


votar

martes, 11 de febrero de 2014

TAROT DE RIDER-WAITE. LA SUMA SACERDOTISA





La Suma Sacerdotisa es el arcano número 2, símbolo de dualidad, el espíritu no manifestado.  El número 2 es el Principio Femenino, pasivo, del Inconsciente, equilibra la fuerza activa del Mago. El misterio, todo lo oculto, el velo de Isis es su estandarte. En la cábala, le corresponde la letra hebrea Gimmel. En la astrología, la Suma Sacerdotisa está vinculada a la Luna. Y en la numerología, el número 2, número polar, dual, es el yin del yang.

En el plano emocional su vínculo con la Luna nos revela el mundo interno, caótico e indiferenciado del inconsciente. Si en el plano material la superficie de acción le corresponde al Mago, para Ella es la semilla que no ha brotado aún, es el potencial ilimitado e insospechado. Ella hace a través de la no-acción.

Muchos de los símbolos que rodean a la Suma Sacerdotisa pertenecen a la iconología cabalística en el mazo de Rider-Waite. Al contemplar este arcano lo primero que vemos es a una mujer sentada en posición pasiva, debajo de una especie de pórtico o estancia que se asemeja a un templo. Está flanqueada por dos columnas a cada lado: una negra y la otra blanca: jaquim y boaz. Son los dos pilares masónicos. Estos símbolos arquetípicos son los guardianes del Gran Misterio que está representado por la Suma Sacerdotisa.

Otro de los símbolos destacados de este arcano son los cuernos de Isis, que la Suma Sacerdotisa ostenta sobre su cabeza. Estos cuernos pertenecen a la iconología antigua egipcia, y son la representación de la misma Diosa Isis; aquella cuyo velo ningún ser mortal podía descubrir. También encontramos entre sus manos otro símbolo cabalístico: La Tora o enseñanza secreta. Es el Libro de la Vida, la doctrina del Gran misterio no revelado a los profanos.


En este video podemos apreciar el personaje de la Suma Sacerdotia en distintas barajas de Tarot. 

Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com
votar

domingo, 9 de febrero de 2014

TAROT RIDER WAITE: ARCANO I EL MAGO


El primer Arcano Mayor. Le corresponde el número 1, el número del principio masculino, activo, el principio de la consciencia y la creación. Al Mago le corresponde astralmente el planeta Mercurio, el planeta de la mente, la velocidad y la comunicación. 

En la Cábala está representado por la letra hebrea Aleph. En el plano esotérico, el Mago está asociado al elemento Aire. En la Numerología, se asocia al número 1, que es unidad, principio. 

En el plano Espiritual, es la Unidad Primordial en sí misma. En el plano Emocional es la consciencia, el poder y el conocimiento. Y en el plano material es el impulso creativo, la energía en movimiento y la voluntad. Es la carta del trabajo y los negocios.



El Mago de Waite está representado como un antiguo mago medieval con atuendo y características cabalísticas. Vemos el símbolo del ocho invertido sobre su cabeza, que para Waite es la representación del Espíritu Sagrado. En su cintura hay una serpiente enroscada que se muerde la cola, otro importante símbolo alquímico, de continuidad, que para Waite es la continuidad del logro en el Espíritu.



La señal dual de los brazos del Mago: el brazo derecho sostiene una vara que señala al cielo y el brazo izquierdo señala a la tierra, esta señal representa un alto grado en las órdenes mistéricas. El descenso de la virtud y la luz derivadas de las cosas de arriba hacia las cosas abajo. Sugiere la posesión y comunicación de los poderes y dones del Espíritu.



Sobre la mesa delante del Mago descansan una serie de símbolos, que representan los cuatro elementos y están presentes en las cuatro pintas del Tarot: pentáculos: tierra; varas: fuego; espadas: aire y copas: agua. Para Waite, el arcano El Mago representa la divinidad en el hombre.
 



Excelente video para trabajar con el Arcano I

Si te ha gustado el contenido de este artículo, déjanos tus comentarios, compártelo en Google+ o en tu muro de Facebook

Si quieres recibir actualizaciones del blog, suscríbete a la lista de correos. Déjanos tu mensaje al email olibana@gmail.com
votar